Omega y el Apolo 13, un acontecimiento histórico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La historia del famoso reloj Omega se remonta a 1957 cuando la marca lanzó su, ahora muy conocido, reloj Speedmaster. Tuvo mucho éxito al ser el primer cronógrafo del mundo.

Proyecto Mercury y la NASA

En 1961, Estados Unidos puso en marcha el Proyecto Mercury en su lucha por ganar la carrera espacial contra la Unión Soviética. Uno de los 7 astronautas del proyecto, Wally Schirra, llevaba el que era el reloj de moda del momento, el Speedmaster.

Fue aquí cuando empezó la relación Omega-NASA. Por aquel entonces nadie prestaba atención a si llevaban o no un reloj en la muñeca y tampoco le veían la funcionalidad que tiene ahora. Sin embargo, fueron los propios astronautas los que pidieron llevarlo para tener un control más exhaustivodel tiempo.

Tanta fue la presión por parte de los astronautas para llevar un reloj, que la NASA se puso manos a la obra en buscar uno que estuviera a la altura para viajar al espacio con ellos y que no fallara.

James Ragan, ingeniero de la NASA, fue el encargado de llevar a cabo una serie de pruebas que debían pasar los relojes. La más difícil fue la de termovacío, que consistía en meter el reloj en una cámara, extraer el aire y subir y bajar las temperaturas de manera extrema. Al final fue el Omega Speedmaster el que superó todas y cada una de ellas.

Apolo 11

Así fue como el Omega se embarcó en una aventura espacial que comenzó con el Apolo 11. En 1969 Neil Armstrong, Buzz Aldrin, Michael Collins y el Omega Speedmaster pisaron por primera vez la luna. Cuando volvieron a la tierra, fue donado al museo de Washington D.C pero lo robaron.

Apolo 13

Sin embargo, alcanzó la popularidad que tiene hoy en día un año después del Apolo 11, con el Apolo 13 al salvar las vidas de la tripulación.

El Apolo 13 salió el 11 de abril de 1970 con una presión mediática mayor que las anteriores misiones. 2 días después de su lanzamiento se incendió uno de los tanques de oxígeno que estaban a bordo, lo que paralizó el módulo de servicio.

La situación comenzó a ser tan crítica que veían imposible aterrizar los tres astronautas a bordo, James Lovell, Jack Swigert y Fred Haise. Además, la falta de aire y de energía eléctrica era evidente. Por lo que tuvieron que desactivar todo para poder llegar al módulo lunar y ahorrar energía.

Los cronómetros digitales quedaron inhabilitados y es cuando entró en la partida el Speedmaster. Habiéndose desviado unas millas de la ruta y entrando por el ángulo incorrecto a la atmósfera, tenían unos 14 segundos de combustible para poner en marcha los motores y enderezar la nave.

Gracias al reloj Omega pudieron cronometrar a la perfección y poner rumbo a la tierra. La maniobra, algo peligrosa, salió bien. Después de días, aterrizaron en el Océano Pacífico el 17 de abril.

Premios

La NASA premió a la marca de relojes con una condecoración llamada “Silver Snoopy Award”. En agradecimiento, en 2003, Omega creó el Speedmaster Apollo 13 Silver Snoopy Award, edición limitada y descatalogada que tiene a Snoopy en la esfera.

En 2015, por el 5º aniversario, volvió a lanzar otra versión con una esfera blanca donde se leía “Failure is not an option”. Traducido es “fracasar no es una opción”.